Archivos diarios: 31/01/08

Un aporte de un miembro de la Comunidad…

Bueno Comunidad, un miembro de la comunidad acaba de mandar -bueno hace unos dias- lo que es una narracion que sinceramente al leerla la primera vez la tome como tipo narracion erotica y dije wuay!…

Pero luego de leerla varias veces te da un punto de vista diferente de lo que realmente el autor desea que entiendas….

Aver si estan de Acuerdo Comunidad…

Esta es la narracion y la mando Dario -Ruben- uno de las personas activas en entrar al site y dejar sus comentarios -algunas veces no siempre – y sobre todo dar aportes…

La noche Por Bardo 

Tenía los labios rojos de un lápiz labial barato. Me miraba fijamente y soltaba de vez en cuando sonrisas, como pétalos que caen cuando el viento sopla. Su actitud era pasiva. “Me interesa el dinero”, dijo. La miré fijamente a los ojos. Tenía puesto un suéter como de boxeador. La luz que iluminaba el cuarto era amarillenta. Sus piernas morenas, delgadas, lisas, iban de acuerdo con su cuerpo y sus pensamientos. “Voy a techar mi casa”, añadió. Masticaba chicle sabor a menta que alcanzaba a llegar hasta mi nariz. El cuarto era de paredes desnudas, simples y llanas, con ventanas de cristal opaco. La había conocido por casualidad. La noche nos trae sorpresas. La vi en la esquina esperando un camión. No sé que ruta porque nunca le pregunté. “Te llevo”, le dije. Asintió con una sonrisa, esa que me parecía falsa y vacía. Vestía un pantalón de algodón blanco, muy ajustado a su cuerpo. El aire fresco se colaba por las ventanillas y de reojo la miraba. Se sentía bien, feliz, al menos eso me parecía. Era como una gran maestra, con indicaciones del dedo me dirigió hasta su casa, luego de rodear varias calles, en un gran laberinto. Me dijo su nombre, pero para eso siempre he sido malo. Los nombres es de lo menos que me acuerdo de las personas. Siempre me fijo en su rostro, en su sonrisa, en sus ojos, en su piel, en el color de su indumentaria, en todo menos en su nombre. A lo mejor nunca me ha importando el nombre de la gente o quizá porque no tiene nada relevante. Sé que los nombres deben tener significados, pero en ese momento me pareció algo vano. Llegamos a su casa. Bebimos café  con mucha azúcar. Creo que se le pasó la mano. Es mala para eso de las bebidas. Miraba que con gusto se movía a lo largo de su cuarto. Lo que en sí hacía era exhibirse. Las mujeres suelen tener ese punto de vulnerabilidad de la exhibición, como si fueran diosas. Pero lo que en realidad buscaba, como muchas mujeres, es un poco de cariño y comprensión. Su vida no había sido una maravilla. El dinero tampoco había sido su gran éxito, ni los amores que había llevado a su cama. Todos la habían usado como se usa la ropa y luego se abandona en la cesta o se deja tirado por el piso. Esa parte de su vida la había convertido en una mujer con una coraza enorme. Ahora se sentía capaz de vivir una vida ligera, sin dolor mi apasionamientos, sin sentido, sin placer, sin el palpitar del corazón, sin las emociones que desborda el amor. “Me enamoré hace mucho tiempo, pero sólo fue una vez”, dijo. Las malas experiencias, pensé. “He pasado por cosas similares”, contesté. Traté de ser prudente con mi historia y narré solo la parte que era más conveniente pero con coherencia. En realidad no tengo nada de qué quejarme de la vida, he tenido todo o casi todo. Platicamos durante dos horas. Las ideas fluyeron como el agua que cae sobre una cascada, con intensidad. No tenía hijos que nos molestara. Caminó hasta su cuarto, ese cuarto que al principio describí: tan sobrio como ella. Vi entonces su piel morena, sentí la delicada sensación de cruzar la mano por encima de sus hombros, de su rodilla, de su ombligo. Me acordé de una canción de Joaquín Sabina, de aquel hombre que jugaba a una cuarta del ombligo de la mujer. La volví a ver dos veces más, siempre esperando su camión. No me detuve más. Por el retrovisor vi que agitaba la mano como queriéndome decir algo. Y así se quedó. Así la recuerdo, con la mano al aire bajo una noche estrellada.

 Dario no modifique nada del texto asi como lo enviaste hice Copiar y Pegar asi que Comunidad si quieren dejar algun comentario haganlo ya que el gustoso leera los comentarios y sobre todo…Haganse la pregunta que yo me hice al momento de leerlo…¿Que es lo que trata de decir la narracion?…

Ahora si me despido…

Nos estamos leyendo…y Disculpa la tardanza Dario por poner hasta el dia de hoy tu aporte…

A %d blogueros les gusta esto: